12 aspectos legales a la hora de desarrollar una página web

Foto Eugenio Martín - Knowmad Lawyer

Eugenio Martín

¿Realmente necesito un abogado para crear un sitio web?


Knowmad Lawyer - articulo portada 12 aspectos legales web

Imagen de 200 Degrees - Pixabay

Seguro que estás pensando que "abogados y médicos, cuanto más lejos, mejor". No te culpo, a veces llegamos a ser insufribles ;-)

Aunque el asesoramiento de un abogado pueda no ser imprescindible en la mayoría de aspectos de nuestra vida, sí que es muy recomendable en muchos casos.

Por ejemplo: nada impide que puedas comprar una casa sin la ayuda de un abogado; ahora bien, sí que puede ser conveniente hacerlo, si prefieres evitarte sorpresas desagradables, especialmente a la hora de empezar a crear tu hogar en ella.

Pues con las páginas web ocurre exactamente igual: puedes ser un estupendo desarrollador web o haber contratado a uno de los mejores, puedes crear una página web con un front-end y un back-end espectaculares. Pero cuidado, porque si tu impecable página descuida los aspectos legales esenciales, podrías llevarte un susto bastante grande (sanciones económicas, daños a tu marca personal, pérdida de reputación de tu negocio… por poner sólo algunos ejemplos)

Sólo para que te hagas una idea aproximada, a continuación cito algunos de los aspectos legales más relevantes, que debes vigilar en tu página web. Seguro que varios de ellos te resultarán familiares, aunque sólo sea por la cantidad de avisos que saltan cada vez que navegas por internet.

Este listado no pretende ser exhaustivo. En próximos artículos de este blog podremos profundizar un poco más sobre éstos y otros aspectos legales a tener en cuenta... Si no te lo quieres perder, recuerda suscribirte para ser el primero en enterarte.


1.- Aviso legal

El aviso legal de tu sitio web debe contener, entre otros, los siguientes datos de identificación del responsable del sitio:

- quién es el titular del sitio

- número de identificación fiscal

- domicilio social o profesional

- cómo poder contactar con él (al menos, una dirección de correo electrónico)

- si es una sociedad, datos del registro mercantil o registro correspondiente.

- si la actividad del responsable precisa una autorización administrativa previa, datos de la misma

- si el responsable ejerce una profesión regulada (ej. farmacéuticos, arquitectos, etc), los datos del colegio profesional al que pertenece y número de colegiado, título académico, normas aplicables a tu profesión, etc.

- normas profesionales y/o códigos de conducta aplicables al ejercicio de su actividad

Además y no menos importante, el aviso legal debe ser accesible desde cualquier página de tu web.


2.- Protección de datos

2.1 Política de privacidad


Knowmad Lawyer GDPR RGPD

Imagen de Tumisu - Pixabay

Si tu web recoge datos personales (y, casi con toda seguridad, lo hace), deberás incluir una página detallando, entre otros aspectos:

- quién es el responsable del tratamiento de los datos personales obtenidos

- con qué finalidad se recogen y tratan dichos datos

- cuánto tiempo se conservan

- si dichos datos se comunican o no a terceros

- qué derechos tiene el titular de esos datos (entre otros, acceso, rectificación, supresión y oposición)

- cómo puede ejercer dichos derechos

- cómo puede reclamar, si es necesario


2.2 Obligaciones en materia de protección de datos

Además de lo anterior, la actual normativa en materia de protección de datos obliga a que el responsable y encargado del tratamiento de datos personales (que pueden coincidir o no con el propio titular del sitio web), desde antes de poner en marcha el sistema de tratamiento de datos personales, realicen un análisis de riesgos detallado (identificar amenazas, evaluar los riesgos y tratar los riesgos), con el fin de establecer las medidas de control y seguridad, que garanticen los derechos y libertades de los interesados.

La normativa vigente, además, exige que también se lleve a cabo un registro de actividades de tratamiento.

En determinados supuestos, puede ser preciso tener que realizar, además, una evaluación de impacto sobre la protección de datos (EIPD).


3.- Política de cookies


Knowmad Lawyer - Cookies

Imagen de Bambo - Pixabay

La política de cookies de tu sitio web deberá contener, entre otros datos, la siguiente información:

- qué es una cookie

- tipos de cookies en el sitio web (de funcionamiento, de registro, de acceso a redes sociales, etc) y para qué se utilizan

- tratamiento de las cookies

- forma de desactivarlas o eliminarlas

La normativa vigente exige que el usuario, con carácter previo a que se puedan instalar cookies en su dispositivo, haya sido debidamente informado sobre el uso de las mismas, sobre el tratamiento de sus datos y que haya autorizado de manera expresa su utilización.


4.- Términos de uso y contratación

Especialmente si vendes productos o prestas un servicio a través de tu sitio web (aunque no sólo), deberías incluir en el mismo los términos que rigen la prestación de dicho servicio. El ejemplo más claro sería el de un comercio electrónico, en el que deberías detallar el precio (incluidos impuestos y gastos de envío), el proceso de compra, condiciones de entrega, etc.


5.- Propiedad intelectual e industrial

5.1 Marcas y dominios

Si te interesa un determinado nombre de dominio o el uso de un determinado nombre comercial, marca, logotipo… ¡más vale que te des prisa y lo registres (siempre y cuando se dan las condiciones necesarias para ello), si no quieres que alguien te lo quite! Conviene asegurarse antes, que el nombre de dominio que quieres registrar no entre en conflicto con alguna marca que ya esté debidamente registrada.

El registro de marcas o nombres comerciales puede no ser tan sencillo como crees por diferentes motivos, de modo que, antes de incurrir innecesariamente en el pago de tasas y otros gastos, sin tener la seguridad de si se admitirá o no el registro de la marca o nombre que te interese, conviene que te asesores bien.


5.2 Contenidos que usas

¡Ojo! No todo lo que encuentras en internet (ya sean dibujos, fotografías, logotipos, música, vídeos…), está puesto ahí para ser usado indiscriminadamente. Existe algo llamado derechos de propiedad intelectual (propiedad industrial y derechos de autor), que exige que, para poder usar determinados contenidos y según los casos, debas contar con la autorización de su titular, citar el origen de dichos contenidos o puedas disponer libremente de ellos, si su autor así te lo consiente. Así que ¡cuidadín con lo que usamos en los sitios web!


6.- Newsletters / Email marketing


Knowmad Lawyer - Email Marketing

Imagen de Muhammad Ribkhan - Pixabay

Si no quieres convertirte en el rey del spam y que te acribillen a sanciones, lo primero que debes saber, antes de enviar información comercial a la gente, es que éstos te lo tendrán que haber autorizado expresamente. Hay una excepción si has contratado previamente con el destinatario de las comunicaciones comerciales, has obtenido sus datos personales de forma lícita y las comunicaciones que envías están relacionadas con el servicio que le has prestado.

También deberás dar la posibilidad a tus destinatarios de poder oponerse y/o darse de baja, si en algún momento desean hacerlo.


7.- Comercio electrónico

Para poder vender productos y servicios a través de internet, hay varias obligaciones legalmente establecidas que debes cumplir y que sirven para aumentar la protección de los consumidores (no viendo físicamente el producto, se deben fiar de tu sitio web y de que algún día recibirán el producto adquirido). Las principales:

- informar adecuadamente sobre las características de las productos o servicios que ofreces a los consumidores

- identidad y datos de contacto del vendedor (el aviso legal comentado en el punto 1 anterior)

- precio total del producto o servicio (incluidos impuestos, gastos, etc)

- formas de pago

- política de devolución y desistimiento (es decir, si cambian de idea y desean dar marcha atrás)

- periodo de garantía de los productos

- asistencia técnica y servicio postventa


8.- Certificado SSL y encriptado de formularios


Knowmad Lawyer - certificado SSL

Imagen de Skylarvision - Pixabay

El Certificado SSL confirma que un determinado sitio web cuenta con un protocolo de seguridad y garantiza que los datos personales que se introducen en la misma, se transmiten de forma segura, encriptada e íntegra.

Por tanto, si tienes un comercio electrónico y/o recabas datos personales de usuarios, a través de formularios de suscripción o de cualquier otra clase, es muy importante que tu sitio web disponga de este certificado. No sólo aumentará la seguridad de tu sitio web, sino que también aumentará la confianza de tus clientes, además de mejorar tu posicionamiento (Google penaliza y no indexa aquellas webs que no cuenten con certificado SSL).


9.- Proveedores de tu web

Con esto no me refiero sólo a proveedores y/o distribuidores de productos, que tú vendes a través de tu sitio web (esto también), sino especialmente a cualquier tercero, que interviene en la creación y funcionamiento de tu sitio web bien sea el desarrollador de la misma, quien te gestiona las redes sociales o las campañas de marketing, el diseñador de tu logo, tu copywriter, quien te proporciona esas imágenes tan chulas que usas o monta los vídeos de tu negocio, por poner ejemplos. Todas estas relaciones conviene plasmarlas por escrito, definiendo de manera bien precisa los términos de cada uno de ellas: objeto, condiciones económicas y de ejecución, obligaciones de las partes, plazo de vigencia, derechos de propiedad intelectual e industrial, responsabilidades y garantías, confidencialidad, etc.


10.-Destinatarios / usuarios


Knowmad Lawyer - destinatarios usuarios

Imagen de Gerd Altmann - Pixabay

Cuando pongas en marcha una página web, has de tener en cuenta también a quién te diriges.

Por ejemplo, si el contenido de tu página web va dirigido a menores de edad, deberás extremar los controles en cuanto al consentimiento para el tratamiento de datos personales. Igualmente, si el contenido de tu sitio web está dirigido a un público adulto, tendrás que restringir el acceso a tus contenidos a los menores de edad.

Piensa también que, si tu sitio web se dirige principalmente a usuarios residentes en el extranjero (p.ej. una página de venta de vinos dirigida exclusivamente para el mercado chino), deberías tener en cuenta también la normativa del país, donde residen la mayoría de tus potenciales clientes.


11.- Redes sociales

Puede que el amor sea para siempre, pero tu relación con tu community manager o con el gestor de tus redes sociales, no tiene por qué serlo. Por eso (y enlazando con los puntos 2, 5 y 7 anteriores), es muy importante que el titular de las cuentas en redes sociales sea el titular del sitio web al que están referidas y no el gestor de las mismas. Ten en cuenta que tus perfiles en redes sociales son una parte muy importante de tu marca y de tu reputación.


12.- Geotargeting o geosegmentación / Geoblocking o geobloqueo


Knowmad Lawyer - Geotargeting geosegmentación geoblocking geobloqueo
Imagen de digital designer - Pixabay

Con este palabro, geotargeting o geosegmentación, me estoy refiriendo a ese fantástico recurso publicitario y de ventas, que es la posibilidad de segmentar e identificar la procedencia de los usuarios de tu sitio web mediante su IP (a través de la geolocalización), pudiendo optimizar la publicidad que les dirigimos y los productos que les ofrecemos.

Ahora bien, ojo con las implicaciones legales que conlleva. La normativa vigente prohíbe las prácticas discriminatorias por razón de nacionalidad, lugar de residencia o lugar de conexión. Esto es lo que llamamos geoblocking o geobloqueo.

Por poner un ejemplo, esto supone que no puedes vender tus productos a precios diferentes a tu cliente Jürgen, porque accede a tu web desde Alemania, que a Ramón, porque accede desde España, salvo que existan razones objetivas que lo justifiquen (costes mayores de expedición, etc); como tampoco puedes ofrecer precios diferentes a Jürgen y a Ramón, si ambos acceden a tu web desde España o ambos lo hacen desde Alemania.

. . .

. . .

¿¿te esperabas todo esto??

Pues piensa que, en realidad, no son todos los aspectos legales que habría que considerar, son sólo algunos de los más relevantes o frecuentes. Además, tampoco hemos profundizado en cada uno de ellos, ni hemos entrado a analizar las diferentes casuísticas que pueden darse. En cualquier caso, como te decía más arriba, dedicaremos próximos artículos de este blog, a profundizar sobre éstos y otros aspectos legales a tener en cuenta.

Dicho lo anterior y contestando a la pregunta (retórica, aunque en realidad no tanto) al comienzo de este artículo:

¿Es imprescindible que recurras a un abogado para poner en marcha un sitio web?

La respuesta es no, imprescindible únicamente es el dispositivo electrónico que precisas para poder desarrollar el sitio web.

¿Es recomendable recurrir a un experto legal a la hora de hacerlo?

Pues sí, lo es. Y muy mucho. La tecnología y la manera en que el usuario interactúa con la misma están cada vez más regulados, además de cambiar a una velocidad vertiginosa, por lo que las implicaciones legales en esa interacción son cada vez mayores.

Por supuesto, si te queda alguna duda al respecto o necesitas ayuda a la hora de poner en marcha tu negocio o desarrollar una página web para ti o para tus clientes, puedes contactarnos y estaremos encantados de ayudarte en todo lo que podamos.

Si te ha resultado interesante y útil este artículo, será de gran ayuda que lo compartas más abajo en redes sociales. Y si no quieres perderte los que aún están por venir, puedes suscribirte para ser el primero en recibir las próximas publicaciones del blog de KNOWMAD LAWYER.

En caso de que interese saber más sobre algún tema legal en particular, puedes dejarnos un comentario más abajo y haremos lo posible para escribir acerca del mismo tan pronto podamos.


Y a continuación, para los que quieran optar a matrícula de honor...

Referencias normativas del artículo

(vigentes en la fecha de redacción del mismo)

-Reglamento (UE) 2018/1725 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2018, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales por las instituciones, órganos y organismos de la Unión, y a la libre circulación de esos datos

-Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales

-Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico

-Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias

-Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones legales vigentes sobre la materia

-Reglamento (UE) 2018/302 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de febrero de 2018, sobre medidas destinadas a impedir el bloqueo geográfico injustificado y otras formas de discriminación por razón de la nacionalidad, del lugar de residencia o del lugar de establecimiento de los clientes en el mercado interior


Los artículos del blog de KNOWMAD LAWYER representan información hecha pública a título ilustrativo y, por tanto, no constituyen asesoramiento jurídico particularizado, como tampoco los comentarios y opiniones a los mismos. Por tanto, KNOWMAD LAWYER no se hace responsable de cualquier utilización que el usuario de este blog pueda hacer para tales finalidades. Si necesitas información adicional o precisas un asesoramiento jurídico personalizado, contacta con nosotros.

Las referencias a la normativa aplicable, vigente en el momento de redactar cada artículo, pueden no ser objeto de actualización cada vez que se produzca un cambio normativo.


Y si te ha gustado nuestro artículo, también puedes compartirlo en redes sociales:

Facebook Twitter Linkedin Whatsapp


Suscríbete al blog KNOWMAD LAWYER





Knowmad Lawyer trata tus datos para atender tu petición de suscripción al blog de KNOWMAD LAWYER. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra política de privacidad.

Acepto la política de privacidad y los términos y condiciones de uso de la web